La armonía de la piedra y la luz deslumbran a cualquiera que se adentre en el corazón de la Sierra de Guara...

miércoles, 21 de noviembre de 2012

DESPOBLADOS DE LA SIERRA DE GUARA

La meseta de Otín

Situado a 1000 metros sobre una meseta cercana al barranco encantado de Mascún, Otín es uno de los muchos pueblos deshabitados de la Sierra de guara en el que un día sus gentes tuvieron por necesidad que emigrar de su hogar en busca de una vida mejor. El despoblamiento de estas sierras fue la tónica constante en la década de los 60 debido a la creciente industrialización en las ciudades y la falta de oportunidades en el campo dándose situaciones tristes y dramáticas en lugares donde antaño rebosaban de vida y alegría. 


Siempre que puedo me gusta recorrer este ensueño de guara, muy cerquita de Rodellar, dando rienda suelta a mi imaginación y pensando como transcurría la vida de antaño por la meseta de esta localidad.
Imagino el trajín de comerciantes de ida y vuelta a través de los antiguos caminos que comunicaban el Pirineo con el llano, todavía hoy existentes, portando sus aparejos; como por ejemplo el sastre que transportaba con él su maquina de coser sierra adelante para ganarse el sustento, el cartero del valle que debía recorrer largas distancias día a día para cumplir su cometido, los pastores cuidando sus rebaños tranquilamente en constante armonía con la naturaleza para proporcionarles los recursos necesarios, ¿os imagináis? ¿duro verdad? Si las piedras y los caminos hablaran...




En aquellos años Otín era un pueblo de 11 casas por lo que no era un núcleo pequeño en comparación con los pueblos de los altos valles de la Sierra de Guara que solían ser de 6 o 7 casas. Su situación remota como la de otros muchos condeno a este bonito lugar ubicado sobre una preciosa meseta a su desaparición. Hoy la vegetación y las cabras que se han adueñado del pueblo son los únicos testigos del paso del tiempo en el lugar.

En esta casa de Otin estuvo el Bar Manolo durante unos años ofreciendo servicio a la gente que pasaba por el lugar practicando senderismo, barranquismo...
Finalmente tuvo que abandonar también su negocio por lo que Otin se volvió a despoblar una vez más.












En la segunda parte de Despoblados de Guara tiraremos de hemeroteca echando una mirada al pasado y al presente de los despoblados mas característicos de la Sierra de Guara con fotografías que ilustran el antes y el después de la vida de estos lares.



3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho tu post Javi, has reflejado muy bien la despoblación de esos maravillosos pueblos.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que es una pena...si hubieran podido aguantar un poco mas igual hablariamos de una forma muy distinta de este pueblo. Con el turismo que hay hoy en dia Otin seria un enclave unico para recorrer el corazon de la sierra y disfrutar de sus paisajes!

    ResponderEliminar
  3. Es descorazonador ver como por diversos problemas se han abandonado pueblos preciosos que ahora sólo son ruinas lastimosas. Una verdadera pena.

    ResponderEliminar