La armonía de la piedra y el agua junto con los resplandores del mediodía, se funden ante el asombro del barranquista, junto al mimetismo del puente con el entorno... (barranco de Mascun Inferior)

domingo, 18 de junio de 2017

UN BUEN REMOJÓN POR EL CAÑÓN DE BARRASIL

Así se denomina la la partida de monte de Rodellar que junto al río Alcanadre va a parar desde el final del barranco de Gorgas negras a la altura de Chasa hasta el puente románico de Pedruel.




Mi padre Javier, en la antigua cocina vieja de casa con unas piezas traídas de Barrasil.
En este caso, como en el mio, mas por afición que necesidad. (1977)


Lugar desde siempre frecuentado por pescadores de la valle de Rodellar (mi padre por ejemplo) que con la ayuda de "tresmallos" (redes de 5, 6 y 7 metros de longitud) tirados a lo ancho del cauce, lograban excelentes piezas de truchas que luego sabían dar buena cuenta del genero, bien para consumo propio o para intercambiar por otra clase de bien del que se carecía por diversas circunstancias.

Era un elemento codiciado y por supuesto un alimento muy preciado por sus gentes que exigía esfuerzo, esmero y por supuesto conocimiento del terreno no exenta de riesgos.






















Conocimiento del terreno que por ejemplo hoy, yo conozco gracias a la practica de actividades de montaña, como el barranquismo, el cual me apasiona y me hace disfrutar con una dosis de adrenalina constante que nunca viene mal para sentirte vivo y disfrutar de la vida en mis tiempos libres junto a mi pareja.


Os dejo unas fotografías tomadas ayer del descenso del mismo barranco mencionado, el mismo de toda la vida, pero eso si, con unos objetivos bien diferentes a los de antes...espero que os gusten.





























No hay comentarios:

Publicar un comentario